Skip links

El uso del plástico en el sector de la automoción

La producción de vehículos en España ha experimentado un incremento últimamente; sin embargo, se encuentra con el desafío de reducir su huella de carbono (disminuir su producción de gases de efecto invernadero). Entonces es aquí donde entra el material estrella: el plástico. 

La solución consiste en aligerar el peso de los vehículos, por medio del uso del plástico, para que se ejerza menos fuerza para movilizarlo, y así, gastar menos combustible, lo cual conlleva a menos emisiones de dióxido de carbono. Así pues, veremos la historia de este material en el sector, ventajas y los tipos más usados.  

¿Qué es el plástico? 

Ante todo, el plástico es un material conformado por unas moléculas llamadas monómeros, las cuales, al establecer conexiones, dan como resultado cadenas denominadas polímeros. Dependiendo de los rasgos de estas, el plástico poseerá unas características determinadas. Teniendo esto en mente, ¿cómo fue teniendo lugar el plástico en el ámbito de la automoción?

Historia del plástico en la industria automotriz 

Todo comenzó en 1839 cuando Charles Goodyear patentó el caucho vulcanizado, el cual consiguió al cambiar ciertas propiedades de la goma natural: este es el origen de los neumáticos que disponemos hoy en día. A partir de aquí, el plástico y la industria de los automóviles han sido inseparables. 

Luego se disfrutarían las bondades aislantes de la baquelita, elemento hallado por Leo H. Backeland en el año 1907, el cual era ideal para confeccionar manijas y enchufes. Sin embargo, serían los aportes de Henry Ford que cambiarían por completo la manera de trabajar en la industria; el establecimiento de la fabricación en serie disminuyó muchos gastos y posibilitó elaborar coches en grandes cantidades. 

Al mismo tiempo, el desarrollo científico permitió el hallazgo de polímeros novedosos como las resinas epoxi, los poliuretanos, el ABS, el poliestireno, el etileno, entre otros. Lo anterior abriría el campo para que, en 1960, surgiera el polipropileno; un plástico termoestable presente en la mayoría de los coches en la actualidad. El hecho de ser liviano y reciclable lo ha convertido en el favorito del sector. 

Este tipo de plástico podemos verlo presente en el ventilador de refrigeración, pedales, componentes de ventanas y puertas, la parrilla frontal y la espuma de los asientos. Asimismo, en los años 70, el coche Renault 5 fue el primero en incorporar un parachoques de plástico, lo cual potenciaría enormemente la seguridad automotriz en el futuro. 

Beneficios del plástico en el sector 

En la actualidad, los coches se han vuelto cada vez más grandes, por lo que conviene contar con un material que aligere este peso, y que, en consecuencia, ayude a reducir la huella de carbono del sector de la automoción. Igualmente, el plástico aporta muchas otras ventajas como mayores alternativas en cuanto al diseño, pues permite la personalización. 

Por otro lado, el plástico no se oxida, se puede pintar, reparar; y algo muy importante, amortigua más energía en caso de un choque. Asimismo, ofrece un buen aislamiento térmico y minimiza el ruido proveniente del exterior, por lo que contribuye en la tranquilidad del conductor. 

Tipos de plásticos más empleados 

En el mundo de la automoción, se emplean diversos tipos de plásticos. Entre los más frecuentes tenemos: 

Elastómeros 

La composición química de este tipo de plásticos está formada de cadenas unidas entre sí, por lo que se caracterizan por ser bastante dúctiles. Como resultado, son capaces de recuperar su formato original luego de la acción de calor o fuerza. No obstante, no es posible arreglarlos en caso de una rotura, empleándose en alerones

Termoestables 

La posición de los polímeros hace que estos plásticos sean muy duros, por lo que son excelentes para aguantar productos químicos fuertes, calor y presión. Los plásticos termoestables son recomendables para fabricar elementos para personalizar la carrocería, así como componentes que estén junto al motor. 

Termoplásticos 

Este tipo de plástico posee una estructura química conformada por polímeros en línea o ramificados, por lo que nos encontramos con materiales reutilizables y flexibles. Como principal rasgo tenemos que, al enfrentarse al calor, un proceso de reparación es factible, por lo que son ideales para confeccionar parachoques. 

Así pues, el plástico en el sector automotriz ha sido una pieza clave en lo que ha sido su desarrollo a lo largo de la historia, pues ha significado seguridad, modernidad y estilo. Desde GB Inyectados, empresa de inyección de plástico con más de 25 años de experiencia, celebramos todas las bondades que el plástico tiene para brindarnos en un ámbito tan importante en nuestra sociedad. 

Si te interesan estos artículos, échale también un vistazo a :

Los plásticos en la agricultura

El plástico en la industria juguetera